viernes, 9 de marzo de 2012

Sentí Cuba muy cerquita...Vicente me acercó su isla


Jueves, 8 de marzo, día de la mujer trabajadora, Zamora......
esperar.
(Del lat. sperāre).
1. tr. Tener esperanza de conseguir lo que se desea.
Y allí estaba yo, en la estación de autobuses, con la esperanza de conseguir lo que deseaba hace mucho tiempo.
2. tr. Creer que ha de suceder algo, especialmente si es favorable. 
Y allí estaba yo, con la fe necesaria para creer que algo iba a suceder, algo especialmente favorable.
3. tr. Permanecer en sitio adonde se cree que ha de ir alguien o en donde se presume que ha de ocurrir algo.
Allí permanecí porque sabía que allí mismo llegaban
4. intr. No comenzar a actuar hasta que suceda algo.
....Y esperé a que apareciera un autobús rojo....rojo lo esperaba pero llegó en uno verde que tampoco es mal color...el mismo de la esperanza...
5. intr. Dicho de una cosa: Ser inminente o inmediata.
Era inminente que me esperaba un hermoso día....
6. intr. Poner en alguien la confianza de que hará algún bien.
Y puse mi confianza en unos ojos azules del color de mi unicornio....
~ sentado.
1. loc. verb. U. cuando parece que lo que se espera ha de cumplirse muy tarde o nunca.
Nervios, muchos nervios........
Pero no esperé sentada porque sabía que mi sueño iba a cumplirse muy pronto.
Permanecí en pie, nervios, muchos nervios.....


Hasta que llegó aquel autobús. Primero bajó Vicente (lo reconocí enseguida), y mi primera impresión fue la de un caballero que ofrecía su mano a Aurora para que bajara....Me acerqué y les dije por detrás:
-Tengan cuidado al bajar.....
Y se produjo el primer cruce de miradas....
-Nattyyyy, hola! (no me esperaban) 
Abrazos, presentaciones....Aurora.... Vicente..... Agustín....soy Natty, la zamorana (pensaba yo, nadie me presentó), terminó la espera....los vi guapísimos!!!!

Subimos al coche para llevarlos al Hotel. En el trayecto me dieron el abrazo de Juan Miguel, al que eché de menos toda la tarde...sonreí.
En poco tiempo tenía una prueba de sonido. Tomamos un café y fuimos hasta "El Encuentro" para realizar dicha prueba. A mi me parecía mentira que fuera caminando con ellos por las calles que recorro diariamente para ir al cole. Aprovechamos para sacar fotos.
Al llegar, tuve la impresión de que les gustó el local. Vicente sacó fotos de la entrada. Sacó su peculiar guitarra, tan rara y lo bien que la hace sonar...yo la tuve en mis manos. Probó el sonido...
-Mas alto,... este quizá mas bajo...-decía- pero a mi me sonaba todo hermoso. Y ahí mi primera emoción fuerte, el primer aplauso para Vicente en Zamora se lo dí YO, en esa prueba. Estaba segura, ya en ese momento que la noche iba a ser especial.

Salimos y yo insistí en que conocieran un poquito mi ciudad. No podía creer que Vicente, el que escuchamos a diario en el coche, la voz que un día me envolvió, estaba sacando fotos en medio de la Plaza Mayor. Me llamó la atención su visión para las fotos. Se fijaba en cosas que para mí, en 42 años, habían pasado desapercibidas. Un cubano me descubrió detalles de Zamora.
Aurora y yo ibámos hablando. Es maravillosa. Es una mujer especial, cercana, con la que no es dificil conversar. Tuve esa sensación de hablar con una amiga a la que conoces de siempre y no ves hace tiempo. Incluso me enseñó fotos como para querer ponerme al día...mira mi hija, yo más jovencita, nuestro nieto Dobby...
Es hermosa Aurora, no me extrañó entonces que fuera musa de este trovador...

Hubo algún contratiempo, del que me arrepiento enormemente y es que los bares de tapeo (que durante tantos días estuve pensando) estaban cerrados. Y una vez metidos en el casco antiguo ya no había ningún local...solo iglesias,jajaja.
El cansancio de Vicente era evidente y ahí de verdad me puse nerviosa!!! Por fin pudimos encontrar uno donde pararnos. Una vez que se encontró mejor nos acercamos a la perla de Zamora (como la de Constantinopla,jajajaja).
Fuí testigo de un abrazo casi quinceañero entre ellos...delante de mi catedral!!!Inmortalicé ese abrazo con su cámara.
Vicente se sentó mientras Aurora corrió a mirar el Duero...En ese momento sonó mi móvil...."Una mujer se ha perdido......" Pero Aurora volvió!!!
En este recorrido Vicente vió el puente sobre el Duero y lo reconoció.
-Esta es la foto que me mandaste....

El frio se echó encima. En poco rato bajó la temperatura tanto que se puso desagradable. Yo seguía nerviosa, no se si lo disimulé o lo notaron. Pero estaba acelerada.
Volvimos al hotel ellos y yo a mi casa. Teníamos el tiempo justo para cambiarnos.
Cuando entré en casa, Miguel pensó que "el amigo de Silvio" venía conmigo y cuando no lo vió comenzó a llorar.
Tuvimos entonces que acercarlos hasta el hotel para que los vieran.No dijeron ni mu, solo los miraban. Esto no lo saben pero Miguel me dijo que parecía más jóven que en el cartel.

Llegó la hora del concierto...Llamada desde el local cuando nos acercábamos:
-Natty, está llenó!!!!- Mi corazón a mil!!!
De repente apareció un jóven que los paró para saludarlos.
- Es como mi sobrino.
Era Hugo, amigo personal de Aurora (hija). Venía desde Orense para verlo. Y con él iba su novia...que me dice:
-¡¡¡Soy Patricia C.!!!!!!
No me lo podía creer, una segundacitera en Zamora conmigo!!!!

Entramos en el local...otra vez mas nervios!!!Muchos!!!! Estaba lleno!!!!
Amigos, hermanos, compañeras del cole, mas amigos....y gente que no conocía.
Yo no pude presentar porque sabía que iba a llorar...Otro cantautor zamorano lo hizo, Luis Ramos.
Empezó el concierto. Nada mas empezar a cantar sabía que se quedaría con todos!!! Así fue.
Cantó sus canciones, cantó a sus Auroras, explicó anécdotas sobre las composiciones, cantó a Sindo Garay, recordó a Tony, a las dos mujeres de los cinco a las que se les dedicaba el día, la gente le pidió canciones y generosamente nos acercó Cuba, endulzó a todos con su toblerone, el local enloqueció con la del Che, y algunas lágrimas lo recordaron con Te doy una canción....Aurora le hizo unos coros estupendos, cantó Créeme y me fijé aún mas en sus ojos azules. Le creí, le creí, le creí!!!!
Yo quería que siguiera cantando, mas, que cantara toda la noche.....
Acabó el concierto, se acercaron a saludarlo, a fotografiarse con él y pacientemente dedicó su tiempo a todos. 

La velada terminó en mi casa. Conocieron a mi pequeña Violeta y a su madre, mi hermana. Los niños dormían....y yo no podía creer que aquella voz que me conquistó hace un tiempo sonara en mi salón. Me parecía mentira que Aurora y Vicente estuvieran sentados en el sofá y brindamos con vino de Toro...Brindé, yo!!!! que no me gusta el vino y anoche disfrutaba con su aroma...y de una hermosa conversación. Placeres de la vida, tan cortos...
Llegó el momento de la despedida...estoy sintiendo aún sus abrazos.....y mi unicornio empieza a soñar de nuevo.....con otro encuentro.



Para Agustín, porque me demostró que mi unicornio azul no se ha perdido!!!!
Y escenas del concierto.....